Deshumanización en la atención sanitaria

Con muchas esperanzas hemos visto los avances en la tecnología, farmacología y desarrollo de nuevo conocimiento en la medicina. Ciertamente, ahora tenemos más herramientas para tratar de mejor forma a nuestros pacientes. Pero algo ha sucedido... algo no está bien. 
Con frecuencia escucho por los pasillos como se dirigen a los pacientes como "el de la vesícula", "el del cáncer" o el "que operaste el otro día". La cosificación invade todos los rincones, en donde convertimos a las personas en objetos, prescindiendo de sus rasgos personales e individuales, sentimientos y valores. 

Acá puedes leer un estudio de la Superintendencia de Salud que analizó los factores que influyen en la satisfacción usuaria. Un adelanto... la calidez humana es el principal factor, incluso por sobre el resolver el problema.




Largas filas de personas esperando ser atendidas o al menos, obtener un número para 2 o 3 meses más. Suspensiones de agendas por que alguien tiene un congreso fuera de Chile, dejando a decenas de personas sin atención. Recurrentemente ponemos nuestros intereses personales en primer lugar, esperando que el resto se adapte a nosotros.
Y lo peor de de todo, no es tanto la deshumanización de la atención, sino que esa forma de relacionarse con los pacientes es vista de una manera casi natural y obvia.

Humberto Giannini, expuso: “La relación médico-enfermo se ha vuelto endeble, superficial, mediatizada. Nosotros los enfermos llegamos al médico después de recorrer largos pasillos por los pisos de ostentosos edificios, símbolos de poder y de impersonalidad. Llegamos premunidos de exámenes y documentos que vuelven casi innecesaria nuestra presencia, inútil nuestra propia experiencia del mal que nos aqueja. En la especialización salvaje, hay algo tan feo como la pornografía: se exhiben unos trozos de nuestra humanidad y solo a ellos parece volverse la mirada interesada del especialista. Y ya nos hemos acostumbrado a esta suerte de lejanía, de ser los ausentes en la consulta en la que estamos”.

Al menos yo me niego y rehúso a seguir esa tendencia, a tratar a las personas como piezas biológicas inconexas de todo ser. Debemos entender que estamos para cuidar íntegramente a las personas y brindar un servicio de calidad a quienes requieran de nuestros servicios.

Y tú? 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aplicación de metodología LEAN en la gestión de casos GES

¿Cómo disminuir el porcentaje de suspensiones en un pabellón ambulatorio?

FRAMEWORK para el análisis de escenarios de implementación de iniciativas públicas